Providence Mount St. Vincent es una residencia que da cobijo a más de 400 ancianos y acoge como guardería a los niños de primaria. Situada en Seattle, el centro sirve de punto de encuentro de dos generaciones completamente distintas y de cómo valores como la paciencia, el amor y la solidaridad afloran para hallar ese punto de equilibrio entre los que van sin prisa por la vida y los que tienen toda la vida por delante.

Leer más en DEIA