AMAIA AZAOLA | Directora de la Residencia Kirikiño

En Kirikiño estamos en constante evolución y, en el marco de nuestro vigésimo aniversario que celebramos este año, hemos renovado instalaciones claves en el día a día de la residencia y del centro de día como son el gimnasio adaptado a personas mayores y la sala para estimulación y ejercicios. Dichas instalaciones forman parte del piso inferior de la residencia donde están las estancias comunes como el comedor, el amplio salón y la zona de ocio. Así mismo, esta renovación ha permitido que contemos con 7 plazas más en el centro de día, siendo su nueva capacidad de 20 plazas.

Sabemos que la participación y las relaciones sociales son piezas fundamentales de una estancia feliz. Por ello, nuestra filosofía es que los y las mayores perciban su estancia como una prolongación de sus propios hogares, dónde además de estar atendidos de todas las necesidades y cuidados que puedan tener como alimentación, medicación, también puedan llevar una vida normalizada de socialización, aficiones y gustos.

Se tiene la idea de que en las residencias los mayores no pueden ser autónomos ni tomar decisiones por sí solos, pero el caso de Kirikiño no es así. En el contexto del Día de la Persona Mayor, que se celebra el 1 de octubre, en Kirikiño ponemos el foco en la de  nuestros mayores porque son parte fundamental de nuestra sociedad.

En Kirikiño entendemos que el envejecimiento y la discapacidad va más allá del área sociosanitaria y afecta a otros ámbitos como el aprendizaje a lo largo de la vida, la participación social, los valores, la cultura y el ocio. En nuestra línea de empoderar a las personas mayores y fomentar las relaciones con otros colectivos, realizamos varias iniciativas durante todo el año año.

Kirikiño, entre otras iniciativas, destaca por integrar a las personas mayores en la vida del barrio, participando activamente en los carnavales, desarrollando talleres conjuntos con los niños del Berrio Otxoa, formando a cuidadores que atienden a sus mayores en el domicilio, etc. Pero sobre todo lo buscamos es llenar de vida los días de nuestros mayores.

Según datos recientes de Servicios Sociales del Gobierno vasco un total de 104.000 personas mayores de 65 años viven solas en Euskadi y 49.000 de las personas usuarias del servicio de teleasistencia -la mayoría octogenarias- viven solas.

Nos encontramos ante uno de los problemas que más aparece en la ya delicada salud de nuestros mayores. La soledad perjudica sensiblemente su calidad de vida y con más impacto si existe algún tipo de invalidez o discapacidad. De esta forma, en muchos casos la vida de estas personas se limita a sentarse en el sofá a ver la televisión durante la mayor parte del día. Las consecuencias son nefastas tanto a nivel físico como psicológico.

Por ello desde el Centro de Día de Kirikiño apostamos por que estas personas mejoren su calidad de vida a través de diferentes actividades físicas, cognitivas y lúdicas, ampliando al máximo sus relaciones personales con los compañeros de residencia y en el entorno más cercano. La socialización es un pilar muy importante en el bienestar de las personas, y más en nuestros mayores. Nos preocupamos por su entorno y sus familiares, compañeros y amigos son parte de su a día. Nuestras puertas están abiertas.